Publicado el

Nuestro hijo

Es un veinteañero, con cada año que pasa se pone más guapo, se hace más grande, más responsable, más querido. Trabajamos por y para él, le damos nuestro tiempo, nuestro corazón.

Ha nacido en Lanzarote, tierra de volcanes, lleva el calor en el corazón, la salitre en la piel, el mar en los ojos, el viento en el pelo. Ha nacido por y para Lanzarote, ondea su bandera allá dónde va. Nosotros orgullosos de él y él orgulloso de su tierra. Ha tenido la suerte de nacer aquí, algunos de nosotros no hemos tenido ese privilegio, pero nunca hemos descuidado nuestro deber de ser felices, por eso estamos aquí, en esta isla.

Dicen que se necesita a todo un pueblo para educar a un niño, y eso es algo que hemos aprendido. Nuestro mundo gira en torno a él, viajamos para poder enseñarle cosas, para que pueda aprender de los otros que han triunfado y son aclamados año tras año.

Nuestro hijo es fruto de un equipo entregado, de un equipo que lo quiere, de un equipo que deja su vida de lado para entregarse a él año tras año; es fruto de cada lágrima derramada, de cada sonrisa producida.

Nos hace llorar de alegría, hace que el bello de nuestra piel se erice, que nuestro corazón pueda latir más rápido y fuerte, la adrenalina se dispara y la felicidad nos inunda.

Nuestras piernas tiemblan minutos antes de que haga su aparición,… 3, 2, 1 y ¡PUM! Ahí está él en todo su esplendor. Nos sentimos infinitos ¿alguna vez has tenido esa sensación? Esa sensación de que nada puede pararte, de tener una fuerza sobrehumana, de querer abrazar a alguien sin importar a quien.

Me gustaría que lo conocieras, que tuvieras la oportunidad de sentir lo que sentimos nosotros.

Ah, se me olvidaba decirte su nombre, nuestro hijo se llama Lanzarote International Marathon, ¿aún no lo conoces?.

Conócelo